WeCreativez WhatsApp Support
Abogados disponibles
Hola, ¿En que podemos ayudarte?

AMPARO PARA SUSPENDER EJECUCIÓN DE UNA “CONSTRUCCIÓN VERTICAL”.

descarga (3)

Que podemos hacer cuando se encuentra en ejecución una obra o construcción que puede afectar o dañar por su cercanía nuestra vivienda o algún inmueble de nuestra propiedad?, pues bien, bajo los últimos criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), podemos acudir al juicio de Amparo, buscando desde que se suspenda dicha construcción, hasta que se cancelen los permisos que en primer lugar le dieron origen, más por el hecho de que en nuestro país muchas de estas licencias se dan a favor de los particulares en complicidad de las autoridades, quienes los expiden pese a tratarse de zonas que no soportan estas edificaciones, o que no cumplen con los requisitos que las leyes les piden.

 

Entonces, cuando se busque de forma urgente la suspensión contra los efectos y consecuencias de la licencia, permiso y/o autorización para realizar una “construcción vertical”, lo ideal es la tramitación del juicio de Amparo contra dicha licencia, permiso y/o autorización, puesto que aunque la ejecución de las consecuencias de dichos actos no le corresponden a la autoridad, sino al particular, a quien en cuyo beneficio fueron expedidas las licencias reclamadas, y, aunque a criterio de las propias autoridades responsables que expidieron dicha licencia, permiso y/o autorización, dicha expedición constituye en sí un acto consumando y de imposible reparación en el Amparo, la Suprema Corte ha determinado que no por el solo hecho de dictarse la resolución que se señala como acto reclamado (licencia, permiso y/o autorización), debe ésta considerarse como acto consumado, pues es indudable que si tiene efectos o consecuencias, no puede estimársele con ese carácter, sino hasta que se hayan agotado esos efectos o consecuencias.

 

Los efectos de la medida cautelar en el amparo contra los efectos y consecuencias de la licencia expedida al tercero interesado para realizar una “construcción vertical” (acto reclamado en forma destacada), deberán comprender la paralización de esa construcción y, en su caso, que no se expidan los certificados de habitabilidad correspondientes.

 

Para su otorgamiento, se requiere que el promovente acredite el “interés legítimo”, en ese contexto, si el quejoso aduce que los actos de ejecución de la licencia, permiso y/o autorización que impugna destacadamente, le producen una afectación a la esfera de sus derechos fundamentales por ser “vecino” del lugar en el que se realiza la edificación vertical, y en tales condiciones solicita la suspensión, entonces, debe acreditar esa “vecindad” –indiciariamente para la provisional, y con mayor objetividad para la definitiva–, proporcionando elementos fácticos sobre la distancia aproximada entre el inmueble que dice ocupar y la construcción a la que se opone, así como las dimensiones o entidad de ésta, en correlación con las afectaciones que deberá identificar.

 

Sólo a partir de ello, el juzgador de amparo podrá normar su arbitrio judicial y definir si a propósito de la vecindad alegada (entendida como sinónimo de cercano, próximo o inmediato, y no lato sensu), el inmueble del quejoso se ubica o no dentro del entorno de afectación producido por la edificación vertical reclamada y, en su caso, las posibles consecuencias directas e inmediatas en su esfera de derechos fundamentales.

 

Ahora bien, para efectos de la suspensión en el Amparo, además el quejoso debe acreditar el daño inminente e irreparable que se podría causarse con la negativa de la suspensión, esto conforme al segundo párrafo del artículo 131 de la Ley de Amparo, y que, en el caso de resultar procedente, en ningún caso “podrá tener por efecto modificar o restringir derechos ni constituir aquellos que no haya tenido el quejoso antes de la presentación de la demanda”.

 

Ciertamente, el Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sostenido que los actos de particulares no pueden dar materia para la suspensión, de rubro: “ACTOS DE PARTICULARES.” (Semanario Judicial de la Federación, Quinta Época, página 467, materia común, Tomo V); sin embargo, cuando los particulares obran en virtud del mandato o autorización de la autoridad, si del acto de esta última deriva la causa del cumplimiento, en modo alguno se impide el otorgamiento de la medida suspensiva solicitada y tampoco puede estimarse que el acto de autoridad pueda considerarse como de particulares, ya que para considerarlo de esa manera requeriría que lo realizado por el particular no tuviera por origen un acto de autoridad, como lo es en el presente caso la expedición de una licencia, permiso y/o autorización, y al afectar está a otro particular, cae en el ámbito de aplicación de jurisdicción a la esfera del juicio de amparo.

 

Es importante establecer que la procedencia del Juicio de Amparo en el supuesto descrito se basa en que se interpone contra actos no consumados y, además, porque su ejecución a cargo de particulares obedece a un mandato de autoridad, siendo justamente dicho mandato el que se ataca.

 

Para una información más detallada, asesoría o solución de un conflicto legal relacionado con el tema descrito en la presente nota, comuníquense con nosotros a cualquiera de nuestros medios de contacto, ya sea llamada de voz, mensaje de texto, o WhatsApp al número (+521) 33-38-26-91-43 o por inbox en cualquiera de nuestras redes sociales (Facebook como “Bufete Jurídico Integral”, Twitter como “@AdvocatiusB.” e Instagram como “advocatius_bufete_juridico”, en todas nos pueden encontrar como “Bufete Jurídico Advocatius”), puesto que en Bufete Jurídico Advocatius siempre encontrará un equipo de profesionales que encontraran la mejor solución a sus problemas legales.

 

FJAG.

 

Port Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡Este contenido no puede ser copiado!