WeCreativez WhatsApp Support
Abogados disponibles
Hola, ¿En que podemos ayudarte?

¿QUÉ BIENES NO FORMAN PARTE DE LA SOCIEDAD CONYUGAL?

FosteringHealthyRelationships_CourseThumbnail

 

Actualmente en México existen dos regímenes matrimoniales, “LA SOCIEDAD CONYUGAL” (mejor conocida como bienes mancomunados) y “SEPARACIÓN DE BIENES”.

 

Conforme el Código Civil Federal (y de la mayoría de los Estados) se establece que la sociedad conyugal se regirá por las capitulaciones matrimoniales que la constituyan, y en lo que no estuviere expresamente estipulado, por las disposiciones relativas al contrato de sociedad.

 

A falta de capitulaciones específicas de la sociedad conyugal, ésta se regirá, en el caso de presunción legal, por los preceptos relativos de la sociedad o la copropiedad, en cuanto le sean aplicables, y en tanto los cónyuges no otorgan capitulaciones que fijen en definitiva y a su arbitrio el régimen de sociedad o el de separación de bienes.

 

Conforme lo anterior, cuando los cónyuges constituyen el régimen de sociedad conyugal, pero omiten regularlo, deben tenerse por puestas las cláusulas inherentes al régimen de sociedad de gananciales.

 

Ahora bien, si la sociedad de gananciales se caracteriza por estar formada con los bienes adquiridos individualmente a título oneroso por cualquiera de los cónyuges durante el matrimonio, mediante sus esfuerzos, por los frutos y productos recibidos por los bienes que sean propiedad común, y los adquiridos por fondos del caudal común, o adquiridos a título gratuito por ambos cónyuges, consecuentemente, los bienes adquiridos con el fondo social durante el matrimonio pertenecen a la sociedad, puesto que son frutos o utilidades de aquél, como también pertenecen a la sociedad los bienes adquiridos por el trabajo de los cónyuges, sin que importe que el trabajo desempeñado por alguno de ellos no sea remunerado.

 

Pero ¿qué bienes quedan excluidos de la Sociedad Conyugal?, quedan excluidos de la sociedad aquellos bienes que obtenga uno solo de los cónyuges por donación, herencia, legado, por cualquier otro título gratuito o por don de la fortuna, puesto que éstos no se obtuvieron como resultado de los esfuerzos de ambos cónyuges durante el matrimonio, sino por uno solo a título gratuito.

 

En ese orden de ideas, al no existir capitulaciones matrimoniales en donde se hubiese expresado que el bien adquirido a título gratuito (donación, herencia o legado) de manera individual por alguno de los cónyuges durante la vigencia del matrimonio formaría parte de la sociedad conyugal, no puede estimarse que integre el caudal del régimen contraído, por lo que el bien obtenido de manera individual sólo será propiedad del consorte a cuyo favor se transmitió, y para que los bienes adquiridos a título gratuito por alguno de los consortes en lo particular formen parte de la sociedad conyugal, debe pactarse en las capitulaciones matrimoniales.

 

Entonces bien, en el régimen de sociedad conyugal, la celebración de capitulaciones matrimoniales configura el régimen especial acordado por las partes, mientras que el régimen de sociedad conyugal no sujeto a modalidad alguna debe observar las reglas que rigen a la sociedad de gananciales, integrada básicamente por los bienes adquiridos durante el matrimonio a título oneroso, producto del trabajo, así como rentas y frutos, están incluidos dentro del caudal de la sociedad, más no así, los bienes y derechos adquiridos a título gratuito por alguno de los cónyuges.

 

Si necesita ayuda para la elaboración de las capitulaciones matrimoniales, así como asesoría legal y defensa en la ejecución de las mismas, comuníquese con nosotros, en BUFETE JURÍDICO ADVOCATIUS siempre habrá un especialista enfocado en encontrar la mejor solución para toda situación legal que le preocupe.

 

FJAG.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Port Relacionados

% Comentarios (2)

Buenos días estimados licenciados, en relación a su artículo me surge una duda sobre el siguiente caso en particular.

Uno de los conyugues hace una donación gratuita de la totalidad de un bien inmueble al otro conyugue , posteriormente el conyugue donatario enajena dicho bien a un tercero.

en el supuesto de que exista una acción de revocación de la donación iniciada por el donante o familiares de este, ¿ Los efectos de restitución de la acción de revocación, surtirían efectos sobre el comprador tercero adquiriente de buena fe, para restituir el inmueble al donante original o dependientes ?

Saludos.

Buenos días Eduardo, aquí depende mucho de la legislación local, pero de manera general, si se deshace la donación y el comprador lo fue de buena fe, el donante en primer termino debe demandar la rescisión de dicho contrato celebrado con el tercero, no se restituye de forma automática, puesto que aún existen la posibilidad de que el donante demande una indemnización y no solamente el bien especifico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡Este contenido no puede ser copiado!