WeCreativez WhatsApp Support
Abogados disponibles
Hola, ¿En que podemos ayudarte?

LA IMPORTANCIA DE LA EMISIÓN DEL COMPROBANTE FISCAL DIGITAL (CFDI).

8738d87d4_normal_noticia

Uno de los requisitos para el cumplimiento de las obligaciones en materia fiscal, es la emisión del Comprobante Fiscal Digital (CFDI), que paso de ser sólo un requisito más para cumplir con la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA), y paso a ser un comprobante de las operaciones fiscales que realizan las personas, tanto físicas como Morales (jurídicas).

 

El CFDI o Comprobante Fiscal Digital por internet, sirve además para cumplir con el requisito de deducibilidad, además de contar con requisitos que dan cumplimiento a un mayor número de normas fiscales, con lo cual inclusive hoy en día es conocido como la factura electrónica “versión 3.3”. Con lo anterior, al momento en que los contribuyentes realizan alguna operación y emiten un CFDI, la autoridad Fiscal de manera inmediata y con información en tiempo real de las actividades de los contribuyentes, lo que propicia la eliminación de las declaraciones informativas, así como las declaraciones mensuales y anuales, por ofrecer un formato prellenado con la información que va recibiendo la autoridad fiscal, disminuyendo los errores y el tiempo en las declaraciones.

 

Lo anterior ha permitido la estandarización de la información, por medio de catálogos que cuentan con una serie de claves de identificación según sea el caso.

 

Con la modificación en la Factura Digital o CDFI, además se agrega como anexo, el documento denominado “Complemento de Pago” o “Factura de la recepción de pago” (a partir del 1 de Julio del año 2017, con su última modificación el día 1 de Abril del año 2018).

 

La CFDI en su cuerpo o estructura, deberán contener algunos datos obligatorios, otros opcionales, según la aplicación correspondiente:

 

  1. Que versión es la Factura expedida;
  2. Folio y serie de la factura (asignado de manera interna por el contribuyente para su control);
  3. Fecha en un formato de fecha “AAAA-MM-DD” y hora “hh.mm.ss”;
  4. Sello digital;
  5. Forma de pago (de acuerdo a la clave que corresponda al catálogo);
  6. Número de Certificado de quien expide la factura;
  7. Certificado del Sello Digital;
  8. Condiciones de pago;
  9. Subtotal;
  10. Descuento;
  11. Moneda (según la clave correspondiente al catálogo);
  12. Tipo de cambio (de acuerdo a la clave del catálogo);
  13. Total;
  14. Tipo de comprobante (con clave según el catálogo);
  15. Método de pago (según el catálogo);
  16. Lugar de expedición (según la clave del catálogo);
  17. Tipo de relación (según la clave del catálogo);
  18. Régimen Fiscal (según la clave del catálogo);
  19. RFC, tanto de emisor como receptor;
  20. Nombre de emisor y receptor;
  21. Residencia Fiscal (según la clave del catálogo);
  22. Uso de CFDI (según la clave del catálogo);
  23. Conceptos a facturar (según la clave del catálogo);
  24. Número de identificación del producto en caso de poder identificar el producto con código de barras, SKU, etc.;
  25. Cantidad;
  26. Unidad de medida (según la clave del catálogo);
  27. Descripción;
  28. Valor unitario;
  29. Importe;
  30. Descuento en su caso;
  31. Impuestos trasladados o retenidos (según la clave del catálogo);
  32. Tasa de tarifa (según la clave del catálogo); y
  33. Número de pedimento, si es que aplica (según la clave del catálogo).

 

Ahora bien, para que el CFDI sea válido, al ser timbrada, es decir, enviada al Servicio de Administración Tributaria (SAT) vía internet para su sellado, debe el contribuyente ingresar cuando menos la información siguiente:

 

  • Quien expide la factura (proveedor, vendedor, arrendador, comerciante);
  • Quien recibe la factura (cliente, comprador, arrendador, comerciante);
  • Que se factura (producto o servicio);
  • Impuestos trasladados y/o retenidos;
  • En que moneda se está pagando;
  • Tipo de cambio a la fecha de operación;
  • Como se paga o se ha de cobrar (efectivo, transferencia, cheque, depósito, etc.);
  • Si ya está pagada o está pendiente de cobro (contado o crédito);
  • Fecha, hora, minuto y segundo en que se expide la factura (puede ser el mismo momento de la operación o posterior);
  • Que tipo de operación ampara la factura, es decir, si es una venta, una nómina, un descuento sobre ventas o bien de pago, así como de traslado;
  • El uso que el cliente le dará a esa factura, el cual en efecto es para deducciones, debiendo identificar el tipo de deducción solicitada; y
  • (A partir de abril del año 2018) Información sobre en cuantos en pagos se liquidará la factura y en que periodo de tiempo (complemento de pago).

 

De todo lo anterior se deriva, que, aunque las CFDI o facturas electrónicas tiene muchos beneficios para el contribuyente, no cualquiera puede elaborarlas, ya que se debe tener conocimiento previo tanto de las actividades del contribuyente, tomando en cuenta la actividad económica y el objeto social, así como los catálogos que a cada contribuyente le aplican, la actividad, productos o servicios, impuestos, etc., además que se deberán considerar los requisitos si es que se desea su cancelación, y la elaboración del complemento de pago, así como las circunstancias y casos en los que se deberán emplear las claves tales como método de pago y uso del CFDI; por tanto es importante que dichas facturas las realice un especialista, o un mal llenado podría repercutir en una mala declaración, provocando una acumulación de operaciones sin declarar y por tanto, podría repercutir en sus declaraciones y pagos de impuestos, provocando además observaciones y requerimientos por parte de las autoridades.

 

 

FJAG.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]


Escríbenos, respondemos de inmediato

Port Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.